¿Nuestro vínculo con Jesús se basa en el amor?

¿Por qué decimos que nuestro vínculo más puro con Jesús se basa en el amor? Dice la palabra de Dios en 1 Juan 3:16-18: En esto hemos conocido el amor, en que Él puso su vida por nosotros, también nosotros debemos poner nuestras vidas por nuestros hermanos. Pero el que tiene bienes en este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra su corazón contra él ¿Cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.

Nuestro Señor nos recuerda en muchos pasajes de la biblia la importancia del amor: Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es e Dios. Todo aquel que ama es nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios. Porque Dios es amor. 1 Juan 4:7-8

¿Cómo mostrar tu amor al prójimo?

¿Cómo mostrar amor a tus semejantes? Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviera una queja contra otro. De la manera en que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. Colosenses 3: 13-14

Dice la palabra de Dios en Gálatas 5:14: Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Dice el Señor: El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi padre, y yo le amaré y me manifestaré a él. Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor ¿Cómo es que te manifestarás a nosotros y no al mundo? Respondió Jesús y le dijo: El que me ama mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió. Juan 14: 21-24.

Se puede entrar al reino de Dios sin perdonar las ofensas?

Muchos nos hacemos esta pregunta ¿Se puede entrar al reino de Dios sin perdonar las ofensas? Y aunque es dura la respuesta debemos aceptarla. Dice la palabra de Dios en Mateo 6:15 Más si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro padre perdonará vuestras ofensas.

Es difícil perdonar a las personas que nos hacen daño, a veces el daño es tan grande que deja secuelas físicas y psicológicas. Y la respuesta inmediata de nosotros hacia los agresores es odio, o miedo, o ambas. Sin embargo, es bueno que sepas que perdonar no significa que tengas que estar alrededor de la persona que te hizo daño; o que tengas que compartir con él parte de tu tiempo de calidad.

 Perdonar significa dejar ir todo el resentimiento y poner en manos de Dios la justicia. Significa dejar de vivir en el pasado y entender que Dios te abrió nuevas puertas. Solo tienes que caminar hacia tu nuevo comienzo. Y te sentirás liberada de una gran carga. Hermanos de este mundo nadie se va debiendo nada. A veces Dios retrasa su justicia porque espera que nos arrepintamos de las malas obras y tomemos el buen camino. Pero siempre el camino del pecado termina en muerte.

No se puede entrar al reino de Dios sin perdonar las ofensas.

Dios conoce nuestro corazón, por eso al perdonar debemos ser sinceros con nosotros mismos. Y sabemos hermanos que hay ofensas muy difíciles de perdonar, las violaciones, la violencia doméstica, el bulling, las infidelidades. Pero cuando te sientas incapaz de perdonar, recuerda como Jesús perdonó a los que le estaban torturando en la cruz: Y Jesús decía, Padre perdónalos porque no saben lo que hacen, y repartieron entre si sus vestidos, echando suertes. Lucas 23:24

Ha dicho el Señor bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia Mateo 5;7

¿Cuántas veces perdonarás a tu hermano que peca contra ti?

Sabemos que a veces en la familia hay ovejas descarriadas que suelen hacerte la vida imposible. Y hermanos cuyas bocas están llenas de veneno. Pero dice la palabra de Dios. Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad: Átalas a tu cuello y escríbelas en la tabla de tu corazón y hallarás gracia y buena opinión ante los ojos de Dios y de los hombres. Proverbios 3:3-4

Dice la palabra de Dios respecto al perdón de los hermanos: Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor ¿Cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta 7 veces? Jesús le dijo: No te digo hasta 7, sino aún hasta setenta veces 7.

Lo que nunca debes olvidar respecto al  perdón de las ofensas.

  • Cuando estéis orando, perdonad si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Marcos 11:25
  • No juzguéis y no seréis juzgados; no condenéis y no seréis condenados; perdonad y seréis perdonados. Lucas 6:37
  • Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos; perdonándoos unos a otros, Como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Efesios 4:32
  • Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura os estorbe, y por ella muchos sean contaminados. Hebreos 12: 15

Solo en Cristo hay Salvación.

Solo en nuestro señor Jesucristo está la salvación, No hay manera de llegar al padre sino a través del hijo. Y no existe otra manera de ser salvados sino confesando con nuestras bocas y creyendo firmemente que Jesús es el Señor.

Que, si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios lo levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Romanos 10: 9-10

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe, y esto no de vosotros. Pues es don de Dios. No por obras para que nadie se gloríe. Efesios 2:8-9. Nos salvó no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo. Tito 3:5

Cree en el Señor y serás salvo tú y tu casa. El que cree en el hijo tiene vida eterna, pero el que rehúsa a creer en el hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. Juan 3:36

Creed en Jesús porque Él siempre cumple sus promesas. Dice el Señor:  Y yo les doy vida eterna, y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Juan 10: 28 De modo que, si alguno está en Cristo, nueva criatura es. Las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas. Corintios 2: 5-17

¿Dónde encontrar versículos sobre nuestra salvación?

En toda la biblia podemos encontrar versículos que nos iluminen sobre el legado de la salvación ¿Dónde encontrar versículos sobre nuestra salvación? Empecemos por Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda más tenga vida eterna.

Ese es el inicio de nuestra salvación. El sacrificio de nuestro Señor en la cruz para limpiarnos del pecado . El sacrificio que nos dió una oportunidad para ser salvados. Gracias Jesús. A lo que argumenta Romanos 3: 23 Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios. Todos somos pecadores pero con la oportunidad de ser salvos en Cristo. Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 6:23.

Yo soy el camino y la vida dijo el Señor.

Jesús le dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al padre si no es por mi. Juan 14:6 Más a todos los que lo recibieron, a los que creen en su nombre les dió potestad de ser hechos hijos de Dios.

Cristo es nuestro salvador, nuestro liberador. Bendito sea el Señor por todos los siglos. Y que su misericordia alcance nuestras casas, nuestras familias, a nuestros hermanos. Que su gracia liberadora lleve el perdón a los necesitados y devuelva la fe a los afligidos.

Oremos por los que están en tentación para que Cristo les de la victoria sobre el enemigo. Que el Santo Espíritu de Dios llene nuestras vidas y fortalezca nuestros corazones. En el nombre poderoso de jesús.

Amén.

Apóstol juan 13: 34-36: Les doy un mandamiento nuevo.

No hay fe verdadera si no sientes amor y compasión por tu prójimo. Muchos de nuestros hermanos consideran que la salvación se obtiene por gracia; y están en lo cierto. Pero un corazón que no tiene amor por el prójimo y que no es capaz de sentir compasión, por los necesitados de la tierra. ¡Nunca será bienvenido a la presencia de Dios! Porque unos de los legados más preciosos que nos dejó Nuestro Salvador fue amarnos los unos a los otros.

Dice la biblia en Juan 1: 4-7: Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama es nacido de Dios, y conoce a Dios.

Así es hermanos.  No es posible que tengas fe en nuestro señor Jesucristo. No es posible que digas que amas a Cristo, cuando no pones en acción sus enseñanzas. ¡La fe sin obras está muerta! Es tan importante el amor que incluso Nuestro Señor lo incluyó como mandamiento a sus discípulos.

Dice la biblia en juan 13: 34-36: Les doy un mandamiento nuevo: Ámense los unos a los otros. Como yo los he amado, así ámense los unos a los otros. El amor mutuo entre ustedes será el distintivo por el que todo el mundo los reconocerá como discípulos míos.

Los siervos de Cristo deben ser amorosos, humildes, dadivosos.

Los siervos de Cristo debemos ser amorosos, humildes, dadivosos, porque esa es la naturaleza del maestro ¡Ese es nuestro legado! ¿Qué estamos batallando contra la maldad y el pecado dentro de nosotros mismos día a día? Eso también es cierto la naturaleza humana tiende al mal y se inclina al vicio, por eso vencer nuestros propios límites y debilidades es una gran victoria.

¡QUE NADIE LOS ENGAÑE! Seguir a Cristo es difícil, te caes CIENTOS DE VECES, pero te levantas con Cristo. El pecado te tienta miles de veces, pero son más las veces que rechazas el pecado, que las veces que sucumbes a él. Dios sabe que no somos perfectos y así nos eligió. Porque DIOS puede ver lo mejor de nosotros y sabe que son más las cosas buenas que podemos hacer que el mal que acecha dentro de nuestros corazones.

La oración es la medicina perfecta para depurar el mal del corazón y para lograr vencer el pecado y las tentaciones terrenales. El pecado siempre estará ahí, a la puerta. ¡Cuidado hermanos! Porque el enemigo anda como león rugiente. Porque sabe que le queda poco tiempo. Hagamos como dijo el maestro amémonos unos a otros, ayudemos al necesitado y oremos. Porque en el poder de la oración está la victoria total sobre el enemigo.

¿Cuándo será la segunda venida de Cristo?

Mucho se ha hablado de este tópico. Y la mayoría todavía nos preguntamos ¿Cuándo será la segunda venida de Cristo? Lo cierto es que nadie lo sabe. El Señor vendrá como ladrón en la noche y Del día grande y terrible de Dios tampoco nadie sabe nada. Solo el que se sienta en el trono y conoce todas las cosas tiene esta revelación.Por eso no os dejéis engañar de los falsos apóstoles que dicen saber todo sobre este gran día, ya que aún los ángeles desconocen cuando acontecerá.

El ángel le dijo a Juan en su visión del apocalipsis. No selles las palabras de la profecía de este libro. Porque el tiempo está cerca. El que es injusto sea injusto todavía, el que es inmundo sea inmundo todavía y el que es justo practique la justicia todavía y el que es santo santifíquese todavía.

He aquí yo vengo pronto y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.

Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas en la ciudad. Más los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo aquel que ama y hace mentiras. Apocalipsis 22-10-15

La segunda venida de Cristo es para juzgar al mundo.

Este es el tiempo para lavar los vestidos como dice el Señor. Que significa arrepentirse de los pecados y hacer buenas obras para merecer la vida eterna. Porque cuando Cristo descienda nuevamente es para juzgar al mundo por sus obras inicuas.

Ese día no habrá tiempo para el arrepentimiento. El tiempo de arrepentirse es ahora. Y es triste ver como por todos lados se predica el fin de los tiempos; sin embargo, las personas han endurecido sus corazones como en tiempos de Noé. Noé les decía a todos sobre el diluvio que vendría si no se arrepentían de sus `pecados, pero lo trataban como loco y se reían de él hasta que llego el diluvio y destruyó a los inicuos.

No tratéis como locos a los profetas, sean sabios y guarden la palabra del apocalipsis. Prepárense para que no seáis destruidos por vuestra insensatez. Ha dicho el Señor que viene en breve. Preparemos nuestros corazones y saquemos la suciedad de nuestras almas. Hagamos espacio para el Santo Espíritu en nuestros corazones. Y dispongamos nuestras vidas para la llegada del Mesías.

La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con todos nosotros. Amén

¿Has perdido la motivación?

¿Has perdido la motivación? Todos pasamos en la vida por momentos como estos. Perdemos la motivación, se nos enfría la fe y las cosas que antes nos apasionaban simplemente ya no nos llenan. Esta es una de las facetas más tristes de la depresión. Sin embargo, para los que amamos a Dios y creemos en Él; superamos la depresión con oración, con ayuno, con amor.

La depresión es una enfermedad. Pero no hay enfermedad que Dios no pueda curar, ni demonio que pueda permanecer en su presencia. Por eso si has perdido la motivación. Pon tus esperanzas y aspiraciones en las manos de Dios. Alaba al Señor en todo tiempo, porque el escucha tus oraciones y conoce tus necesidades.

¿Qué sucede cuando has perdido la motivación?

Perder la motivación es un camino cuesta abajo que, si no se frena a tiempo, añade tristeza y dolor. Porque afecta a la familia, afecta el trabajo y te aísla de las personas a quienes le importas. Así que, si notas que las cosas que te hacían feliz te dejan indiferente, ármate con el escudo de la oración y pelea tu batalla junto a Dios.

Lo más terrible de la depresión es que te lo va quitando todo poco a poco; la autoestima, la felicidad, el amor por tu familia y tus amigos. Te quita la fe y la esperanza y cuando no te queda nada te induce al suicidio. Por eso cuando tengas algunos de los síntomas que abajo te describiré es momento de pelearle la batalla al enemigo. Con fe, ora fervientemente porque muchos de nuestros jóvenes pierden la vida cada año con este ataque silencioso del enemigo.

Síntomas y señales de la depresión.

  • Tristeza, ansiedad o sentimientos de vacío persistente.
  • Pérdida de interés en actividades que antes te producían placer incluyendo las actividades sexuales.
  • Fatiga o pérdida de energía.
  • Problemas para dormir o dormir demasiado.
  • Pesimismo, desesperanza, culpa o sentirte inútil.
  • Retraimiento social.
  • Problemas de concentración, pérdida de la memoria parcial o dificultad para tomar decisiones.
  • Irritabilidad
  • Pensamientos suicidas o pensar en la muerte de forma recurrente.

Síntomas físicos asociados a la depresión.

  • Cefaleas
  • Jaquecas
  • Dolores de espalda
  • Problemas para respirar.
  • Problemas cardíacos.
  • Problemas gastrointestinales.
  • Dolores abdominales
  • Aumento o reducción drástica del peso o del apetito.
  • Sensación de tensión interna agudizada.

La depresión es una de las enfermedades más terribles y silenciosas .

La depresión es una de las enfermedades más terribles y silenciosas de este siglo, Porque no solo afecta el cuerpo. Afecta el alma y altera la percepción. Millones de personas en el mundo están afectadas por esta enfermedad. Miles de personas mueren por suicidio asociado a la depresión cada año.

Esta enfermedad no discrimina; afecta a nuestros niños, a los jóvenes y a los más viejos. Por eso es tan letal. Hagamos un frente unido de oración para ayudar a nuestros hermanos afectados en todo el mundo. Y recordar siempre que todo los puedes en Cristo que te fortalece, y que Dios cuida de ti en todo tiempo. Abre tu boca y clama. Porque el que pide recibe y al que llama se le abrirá. Dios es grande.

Bendito sea el nombre Del Señor por todos los siglos amén.

¿Por qué el libro de Enoc fue excluido de la biblia?

Muchos se preguntarán ¿Por qué el libro de Enoc fue excluido de la biblia católica: Aunque todavía forma parte de biblias cristianas tan antiguas como la Biblia Etíope? Primero comentar que este libro profético se le atribuye a Enoc séptimo después de Adan. Varón perfecto que caminó con Dios todos los días de su vida.

Este libro relata como estaban la tierra y la humanidad antes del diluvio. Y lo que más llama la atención es la referencia que hace de los ángeles caídos antes conocidos como guardianes, y de una raza de gigantes llamados Nefilim. También el precioso texto habla sobre diferentes profecías entre ellas la del nacimiento y resurrección de nuestro salvador Jesucristo. Miles de años antes de su primera venida.

¿Qué son los Nefilim? ¿Se puede creer en el libro de Enoc?

Si ya te has preguntado por qué el libro de Enoc fue excluido de la biblia también te preguntarás ¿Qué son los Nefilim? ¿Existieron realmente estos gigantes? ¿Por qué quieren esconder una parte tan importante del pasado de la humanidad? O fue tanto el horror de aquellos tiempos oscuros, que simplemente es mejor que las generaciones futuras no sepan sobre aquellos terribles días.

Muchas son las incógnitas. Sin embargo, el libro de Enoc ha sobrevivido casi 5000 años como una advertencia. El pecado y la desobediencia solo terminan en muerte y desolación. Esta advertencia sobrevivió al diluvio y fue pasando de generación en generación hasta nuestros días.

Los Nefilim estos gigantes voraces y despiadados que poblaron la tierra, fueron el resultado de la unión entre los ángeles y las mujeres de la tierra. Estos ángeles codiciaron el pecado carnal, se enamoraron de las mujeres de la tierra y abandonaron el camino de Dios. Se convirtieron en los caídos.

Por el pecado el mal se introdujo en la tierra y toda carne se corrompió. No había nadie que hiciera el bien. A una se habían corrompido. Solo Enoc y Noé fueron hallados justos. Y por la gran maldad que había en la tierra; Dios decidió destruir toda carne debajo de los cielos.

Dios es la fuente de los milagros y el protector de los que le aman.

Dice El Señor en Isaías 43: 18-25 No os acordéis de las cosas pasadas; ni consideréis las cosas antiguas. He aquí que yo hago una cosa nueva; pronto surgirá ¿No la conoceréis? Otra vez os haré un camino en el desierto y ríos en el sequedal.

Estas palabras de Dios reafirman su promesa, de que los milagros continuarán para demostramos que Él siempre estará con nosotros. Porque aun cuando el pueblo de Israel presenció todos los milagros que Jehová hizo para sacarlos de Egipto endurecieron su corazón. Y lo hicieron enojar con su incredulidad. Por eso toda una generación fue condenada a morir en el desierto, sin ver la tierra prometida.

Dios es la fuente de los milagros.

Los animales del campo me honrarán, también los chacales y los avestruces. Dice El Señor: Porque daré aguas en el desierto y ríos en el sequedal para dar de beber a mi pueblo escogido. Este es mi pueblo que yo he formado para mí; ellos proclamarán mi alabanza. Sin embargo, no me invocaste Jacob, sino que te cansaste de mí, oh Israel.

No me trajiste corderos como tus holocaustos, ni me honraste con tus sacrificios. No te hice servir con ofrendas ni te fatigué con incienso. No compraste para mi caña aromática por dinero, ni me saciaste con el sebo de tus sacrificios. Más bien me abrumaste con tus pecados; me fatigaste con tus iniquidades.

Yo Soy, Yo Soy el que borro tus rebeliones por amor, de mí y no me acordaré más de tus pecados. Una vez más Dios nos da una nueva oportunidad para redimirnos. A pesar de nuestros pecados, de nuestras rebeliones y de la iniquidad que mora en nuestros corazones. Él está dispuesto a borrar nuestras trasgresiones y a perdonar nuestros pecados. Los milagros que presenciamos a diario son para recordarnos que nuestro Dios es el mismo hoy y siempre.

Porque no hay nadie como Él tan dado a la misericordia y al perdón. No le creas al enemigo cuando te diga que no hay vuelta atrás. No hay pecado que Dios no pueda perdonar por horrible que sea, si el arrepentimiento es verdadero. El día grande y terrible del Señor está cada vez más cerca.

Las trampas y el odio del enemigo son cada vez más sofisticadas. Ármate con la palabra del Señor y que tu fe sea el escudo para defenderte del enemigo. En Dios está la victoria.

La depresión en niños es un puente al suicidio infantil y a las adicciones tempranas.

La mayoría de las personas desconoce que la depresión no solo ataca a los adultos. La depresión en los niños pequeños es un factor de riesgo a tener en cuenta para prevenir los suicidios infantiles, las adicciones a temprana edad y los comportamientos psicóticos. Esta enfermedad disminuye los niveles de energía, afecta el sueño, el apetito y la concentración de nuestros hijos.

Es muy importante hermanos orar en todo tiempo por nuestros hijos. Estos son tiempos difíciles y el enemigo ataca lo más vulnerable y debemos proteger a nuestros niños; que son la nueva generación de seguidores del Dios Altísimo.

 ¿Cómo puedo saber que mi hijo está deprimido?

Esta, seguramente será tu pregunta. Los niños deprimidos pierden el interés en las tareas escolares. Parecen cansados, se dan por vencidos con facilidad y suelen aislarse de sus familiares y amigos. Pero esta es solo la punta del iceberg.

Otras veces presentan irritabilidad extrema o episodios de ira. Episodios de tristeza aparentemente sin motivo y crisis de llanto.

¿Por qué es tan difícil reconocer estos síntomas?

La mayoría de los padres cuyos hijos tienen depresión piensan que el mal humor y la irritabilidad de sus hijos es producto de una actitud irrespetuosa o negativa (hijos rebeldes o malcriados) y el nivel de energía bajo y la falta de interés por todo lo interpretan como vagancia. Es muy importante no tomar estas conductas a la ligera porque a la larga los episodios de depresión infantil severa terminan en suicidio, adicciones o algo mucho peor.

Para los cristianos orar en todo tiempo es lo que protege a la familia y los hijos de los ataques del maligno. Son los padres que aman a Dios los que a menudo se enfrentan a este tipo de ataque y muchos pierden la batalla. Sin embargo, en todo momento tienen a mano el arma más poderosa ¡La oración! ¡Tenemos que proteger a nuestros hijos! Así como los patriarcas oraban por su familia cada día para protegerlos del mal. Más nosotros que vivimos los últimos tiempos debemos ser celosos y orar por la salvación de la familia.

Depresión en niños ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Hay varios síntomas que son muy comunes y que podemos tratar desde el hogar además de nuestras oraciones. Lo principal es poner la fe en Dios que todo lo puede.

  • Si el niño presenta baja autoestima o le hacen bulling. Elogia a tu hijo con sinceridad y hazle ver dónde es bueno. Acentúa lo positivo en él. Ayúdalo a aceptar sus errores de manera comprensiva y guíalo por el camino correcto. Sentirse apoyado y querido es importante para un infante.
  • Si el niño siente culpabilidad, enséñale a distinguir los eventos que el puedo controlar y los que están fuera de su alcance. Has que se sienta cómodo hablando de ello.
  • Una familia no debe ventilar asuntos privados frente a los menores. Si habrá cambios en el entorno familiar coméntale con antelación y enséñale lo positivo de este cambio.
  • Cuando siente desesperación o impotencia pídele que te hable de sus sentimientos y que escriba tres o cuatro veces al día los sentimientos positivos. De esta forma mejorará.
  • Si ha perdido el interés y muestra tristeza dedícale tiempo. Planifica actividades interesantes para él y coméntale temas agradables.
  • Cuando halla problemas con el apetito o tenga problemas con el peso no lo obligues a comer y prepara sus comidas favoritas siempre en la proporción adecuada.
  • Si tiene dificultades para dormir mantén un horario constante, ponle música relajante o lean juntos. Esto le ayudará.
  • Si el niño tiene un comportamiento agresivo, no reacciones con ira. Rechaza la conducta destructiva de manera amable pero firme. Estimúlalo a que exprese sus sentimientos de ira de la manera apropiada. Habla, apoya, pero siempre diciéndole de manera amable lo que está mal.

Sentirse amado, apoyado y seguro es lo más importante para un niño. El hogar es crucial para que un joven no desarrolle problemas de conducta. Es cierto que el entorno puede perjudicar. Pero cuando hay una base sólida de buenos valores en casa y la protección del Dios Altísimo sobre todas las cosas; el enemigo no prosperará.