Apóstol juan 13: 34-36: Les doy un mandamiento nuevo.

orar a Dios

No hay fe verdadera si no sientes amor y compasión por tu prójimo. Muchos de nuestros hermanos consideran que la salvación se obtiene por gracia; y están en lo cierto. Pero un corazón que no tiene amor por el prójimo y que no es capaz de sentir compasión, por los necesitados de la tierra. ¡Nunca será bienvenido a la presencia de Dios! Porque unos de los legados más preciosos que nos dejó Nuestro Salvador fue amarnos los unos a los otros.

Dice la biblia en Juan 1: 4-7: Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama es nacido de Dios, y conoce a Dios.

Así es hermanos.  No es posible que tengas fe en nuestro señor Jesucristo. No es posible que digas que amas a Cristo, cuando no pones en acción sus enseñanzas. ¡La fe sin obras está muerta! Es tan importante el amor que incluso Nuestro Señor lo incluyó como mandamiento a sus discípulos.

Dice la biblia en juan 13: 34-36: Les doy un mandamiento nuevo: Ámense los unos a los otros. Como yo los he amado, así ámense los unos a los otros. El amor mutuo entre ustedes será el distintivo por el que todo el mundo los reconocerá como discípulos míos.

Los siervos de Cristo deben ser amorosos, humildes, dadivosos.

Los siervos de Cristo debemos ser amorosos, humildes, dadivosos, porque esa es la naturaleza del maestro ¡Ese es nuestro legado! ¿Qué estamos batallando contra la maldad y el pecado dentro de nosotros mismos día a día? Eso también es cierto la naturaleza humana tiende al mal y se inclina al vicio, por eso vencer nuestros propios límites y debilidades es una gran victoria.

¡QUE NADIE LOS ENGAÑE! Seguir a Cristo es difícil, te caes CIENTOS DE VECES, pero te levantas con Cristo. El pecado te tienta miles de veces, pero son más las veces que rechazas el pecado, que las veces que sucumbes a él. Dios sabe que no somos perfectos y así nos eligió. Porque DIOS puede ver lo mejor de nosotros y sabe que son más las cosas buenas que podemos hacer que el mal que acecha dentro de nuestros corazones.

La oración es la medicina perfecta para depurar el mal del corazón y para lograr vencer el pecado y las tentaciones terrenales. El pecado siempre estará ahí, a la puerta. ¡Cuidado hermanos! Porque el enemigo anda como león rugiente. Porque sabe que le queda poco tiempo. Hagamos como dijo el maestro amémonos unos a otros, ayudemos al necesitado y oremos. Porque en el poder de la oración está la victoria total sobre el enemigo.

Autor: novarosales

Amo la redacción y me hace feliz que aquí, encuentres la respuesta a lo que buscas. Este es el oráculo, todas tus dudas serán respondidas. ¿Algo te preocupa y te quita el sueño?¡Pregúntame! Te sorprenderá constatar que Dios tiene todas las respuestas que necesitas. No todas las respuestas serán lo que quieres oir pero si serán lo que necesitas para sanar y empezar de nuevo un camino mejor donde te esperan cosas maravillosas. Decídete a preguntar ¡ Te espero!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s